jueves, 31 de marzo de 2011

Gesto Diocesano
El enemigo sigue estando en casa...
...y conoce en persona al diablo

Continuando con su estrategia de no hacer absolutamente nada para Evangelizar nuestra Diócesis pero todo lo posible por reventar todo aquello que tenga que ver con nuestro Obispo Mario Iceta, el autodenominado "Foro de Curas de Bizkaia" sigue naufragando en un sinsentido en el que están más solos que Tom Hanks en la película Naúfrago.

Algunos miembros del Foro, entre los que José Luis Beltrán de Otalora es el que más puntos tiene, se están cubriendo de auténtica gloria después de todo lo que se está publicando en su Web.

José Luis, tienes mucha suerte de tener a Mario como Obispo, creo que cualquier otro te hubiera puesto de patitas en la calle hace ya mucho.

En el último post de su Blog, José Luis realiza una serie de acusaciones cada cual más ridícula y rebuscada contra el gesto Diocesano que se realizará este Viernes. Lo podéis leer en:

http://baf-fcb.blogspot.com/2011/03/gesto-diocesano-del-1-de-abril.html

José Luis, se trata de realizar una marcha por la Gran Vía, no le busques tres pies al gato ni te llenes la boca con acusaciones demagógicas que probablemente te salpiquen tanto a tí como a mí.

sábado, 26 de marzo de 2011

Mario Iceta preside la Eucaristía por la Vida

Como viene siendo habitual en los últimos años, la Jornada por la Vida se celebró ayer 25 de marzo, Festividad de la Encarnación del Señor. El lema de este año es “Siempre hay una razón para vivir”.

El obispo de Bilbao, Mario Iceta, presidió, una Eucaristía a las siete de la tarde, en la catedral de Santiago, con motivo de la celebración de la Jornada por la Vida. Para esta fecha, la Subcomisión para la Familia y la Defensa de la Vida, de la Conferencia Episcopal, a la que pertenece monseñor Iceta, ha elaborado un mensaje con el título “Siempre hay una razón para vivir”.

Los obispos, comienzan su carta para esta Jornada, diciendo que la vida de cada ser humano es sagrada:


“tiene su origen en el amor eterno de Dios que ha querido que cada persona sea imagen de su gloria y participe de la misma filiación de su Hijo. Por eso la vida es un bien y cuidar la vida un deber”.

En su misiva destacan que:


"sin embargo, existe en la actualidad una oscuridad que lleva a no apreciar la grandeza y belleza de cada vida humana amada eternamente por Dios. Esta falta de luz afecta en primer lugar –afirman los prelados- al reconocimiento de la dignidad personal del ser humano desde el instante de su concepción, tal y como hemos podido comprobar nuevamente con la reciente aprobación de la última ley del aborto que hace de este crimen un derecho”.

Para acceder al texto completo de la carta:

http://www.conferenciaepiscopal.es/images/stories/Jornadas/2011/vidanotaobispos.pdf



jueves, 24 de marzo de 2011

Los últimos, los primeros (Mateo 19, 20)

El próximo Viernes día 1 de Abril tendrá lugar en nuestra Diócesis el Gesto Diocesano de Solidaridad.

El Lema de este año es "Los últimos, los primeros".

En sintonía con la Carta de Cuaresma de este año, se quiere hacer un gesto de solidaridad precisamente con los últimos que son los destinatarios principales de la marcha. Queremos recordar a las instituciones públicas su deber de liderar la gestión de la situación de crisis y la búsqueda de salidas. Con la marcha, se pretende reivindicar también la responsabilidad que han tenido las entidades financieras en el azote de la crisis.

El recorrido contará con dos marchas diferenciadas. La primera, protagonizada por los escolares, comenzará a las 11h., frente al Ayuntamiento. La segunda, más general, dirigida a todos los que se queramos sumarnos a la iniciativa, partirá a las 19.30h. desde la Plaza Ramón Basterra hasta el Arenal pasando por el Ayuntamiento. A lo largo de la marcha, el obispo, entregará una copia de la nota que se leerá al finalizar ésta, a diversos representantes institucionales (Ayuntamiento, Diputación, Gobierno Vasco, Subdelegación del Gobierno).

Más información en http://bizkeliza.org/index.php?id=2871


martes, 22 de marzo de 2011

Xabier Pikaza y Mario Iceta: Ejemplo de diálogo

Desde que Mario Iceta fuera anunciado como titular de la Diócesis de Bilbao, no han parado de llover críticas de algunos sectores que durante muchos años han controlado (directamente o en la sombra) los destinos de la Iglesia de Vizcaya.

La gran mayoría de estas críticas, por no decir todas, ni son constructivas ni aportan absolutamente nada, salvo odio, falta de diálogo, intolerancia, y hasta un cierto toque nacionalista de aquellos que si les dan a elegir entre "Jaungoikoa" y "Lege Zarra", se quedan con la segunda parte a la que dedican la mayoría de sus oraciones.

Creo que el sentirse o no vasco está por encima de la Fe y de la Evangelización, que es lo que debe preocuparnos en Vizcaya en estos momentos. Muchos de aquellos que le critican, han tenido 30 y 40 años para evangelizar, y ¿qué han conseguido? La Diócesis con menos seminaristas de toda España.

Como ejemplo de estas críticas tenemos en un merecidísimo primer lugar al Foro de Curas de Bizkaia. Después de leer algunos de sus interesantes artículos estoy plenamente convencido de dos cosas:
1. La principal preocupación de este grupo de ¿sacerdotes? no es la Evangelización de Vizcaya.
2. Su capacidad de reacción, movilización y actuación es a día de hoy nula. Llevan ya varias asambleas y no han decidido nada. Son como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer.

No a la Guerra

Quinto Mandamiento: No matarás
Sin letra pequeña ni excepciones.

Décimo Mandamiento: No codiciarás los bienes ajenos.
Aunque sea petróleo.

"Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego" (Gandhi)

"La humanidad no puede liberarse de la violencia más que por medio de la no violencia" (Gandhi)
"No hay camino hacia la paz, la paz es el camino" (Gandhi)


 
"Hay suficiente agua para la vida humana pero no para la codicia humana" (Gandhi)


jueves, 17 de marzo de 2011

Siempre hay una razón para vivir

La Conferencia Episcopal Española presentó ayer la Campaña por la Vida 2011 que tiene como lema “Siempre hay una razón para vivir”. Como viene siendo habitual en los últimos años, la Jornada por la Vida se celebrará el 25 de marzo, festividad de la Encarnación del Señor.

La Nota que los Obispos de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida han hecho pública resume lo que se pretende con la Campaña:

“La vida de cada ser humano es sagrada (…) es un bien y cuidar la vida un deber. Sin embargo, existe en la actualidad una oscuridad que lleva a no apreciar la grandeza y belleza de cada vida humana amada eternamente por Dios (…) esta oscuridad sobre el origen sagrado y la dignidad absoluta de la vida humana se extiende a otros momentos de la existencia de las personas en los que se muestra y experimenta la fragilidad. Son muchos los que no descubren que la vida es un bien cuando viene acompañada por enfermedades graves, minusvalías psíquicas o físicas, momentos de pobreza, de soledad, de la debilidad que acompaña el paso de los años o en el momento del ocaso de la propia vida (…) Cuando la sociedad no sabe dar sentido al dolor o a la fragilidad humana y abandona a las personas a su soledad, los miembros de la Iglesia nos sentimos urgidos para responder con el amor de Cristo y engendrar esperanza en personas que, al sentirse queridas y acompañadas en su sufrimiento o soledad, pueden superar engaños y dolores; es decir, pueden encontrar la razón para vivir”.

Un vídeo para difundir en redes sociales
En esta ocasión, se trata de una iniciativa de carácter ordinario para la que se han distribuido en las diócesis españolas ejemplares de los materiales habituales: 15.000 carteles y 50.000 de cada uno de los siguientes documentos: díptico informativo, subsidio litúrgico y Nota de los obispos.

Como complemento, este año se ha realizado un vídeo de dos minutos y medio de duración, que se puede ver en Youtube y compartir en las redes sociales. El vídeo nos cuenta de manera alegre y esperanzada que “Siempre hay una razón para vivir” y lo hace por medio de cuatro historias que se desarrollan de forma paralela: un anciano que se encuentra en un hospital, junto a su hijo; un niño enfermo que recibe un regalo de su familia y amigos; dos personas discapacitadas que muestran gestos de cariño y afecto entre ellos; y una abuela que lee un cuento a sus nietos. La realización técnica del vídeo ha corrido a cargo de la productora “Dos cincuenta y nueve Films” y se ha contado con la participación de actores voluntarios no profesionales.



Un micrositio como punto de encuentro
Todas las iniciativas que se irán desarrollando en torno a la Campaña se articularán en torno a un nuevo micrositio web que servirá como punto de encuentro. En www.siemprehayunarazonparavivir.com encontraremos el vídeo y el resto del material de la Jornada por la Vida. La web contará con una sección en la que, tal y como interpela el vídeo, se nos invita a dar la propia razón para vivir y a compartirla con los demás: “Siempre hay una razón para vivir: ¿Cuál es la tuya?”.

El micrositio estará enlazado desde la web de la CEE y, a su vez, tendrá enlaces con las principales redes sociales en las que se hará presente la Campaña.

La Conferencia Episcopal vuelve a realizar de esta manera una apuesta innovadora de comunicación en el mundo digital, después de la modalidad juvenil de la Campaña del año pasado en la que miles de personas “dieron la cara por la Vida” en las redes sociales, bajo el lema “Es un tú en ti”.

martes, 15 de marzo de 2011

El antes y el después tras el Terremoto y Tsunami Japón

Sin palabras nos dejan estas imágenes del antes y el después tras el Terremoto y el Tsunami en Japón.



Y como siempre que ocurren desastres naturales, viene la pregunta de rigor.

“¿Por qué permite Dios los desastres naturales como lo terremotos, huracanes y tsunamis?”

Es triste que con frecuencia los desastres naturales sean nombrados como “actos de Dios” mientras que no se le da “crédito” a Dios por años, décadas, o aún siglos de un clima benéfico.

Para ayudarnos a reflexionar sobre esta pregunta reproduzco a continuación un artículo que publicó Luis Fernando Pérez Bustamante en su Blog "Cod ad cor loquitur" el pasado 16 de Enero de 2010, cuatro días después del terremoto que arrasó Haiti.


¿Por qué permite Dios las catástrofes naturales?

Muchas personas se preguntan dónde está Dios cuando tiene lugar una catástrofe natural que deja un elevado número de víctimas humanas. Ocurrió tras el tsunami que asoló Indonesia y ha vuelto a ocurrir tras el terremoto que ha destruido Haití. ¿Puede ser bueno un Dios que permite estas cosas? ¿por qué no hizo nada para evitarlo?

Supongo que hay varias maneras de responder a esas preguntas. Yo no pretendo tener las respuestas perfectas, pero sí quiero compartir algunas reflexiones. Como supongo que alguna no será políticamente correcta, doy un aviso a navegantes: absténganse de cualquier interpretación que pueda indicar que no estoy profundamente conmovido por lo que ha ocurrido, y lo que ocurre, en el país caribeño.

En realidad la pregunta no debería ser el por qué Dios permite este tipo de desgracias sino por qué permite la muerte. Todos los días mueren miles y miles de personas en muy diversas circunstancias, lo cual provoca el dolor de sus seres queridos. Es cierto que cuando se produce una catástrofe natural, un accidente o un atentado con muchas víctimas, la sociedad se siente más conmovida. Yo lo sé bien porque mi padre murió mientras su avión se acercaba al aeropuerto de Bilbao. Si hubiera muerto en un accidente de coche o en un robo a mano armada, me habría quedado igual sin padre, pero la repercusión mediática habría sido inexistente. El dolor parece que se multiplica cuando lo sufren muchos a la vez. Sin embargo, Dios es el mismo cuando se muere de cáncer a los veinte años en la cama de un hospital que cuando se fallece aplastado por un edificio que no ha soportado un temblor de tierra.

¿Permite Dios estas cosas? Sí, sin duda. Dios permite que todos vivamos y todos muramos. ¿Es impasible Dios ante el dolor de los que sufren? No, sin duda que no. Es más, Dios hizo aquello que ni la ciencia ni ningún ser humano puede hacer: vencer a la muerte para que sea la vida quien tenga la última palabra. Por la Revelación (Rom 5,12; 6,23) sabemos que la muerte es la consecuencia del pecado -y al que diga que eso es fundamentalismo yo le digo que no es cristiano-, lo cual no quiere decir que cada vez que alguien muere en un accidente o sufre una enfermedad sea el pago a un pecado concreto (Jn 9,2). Pero el Verbo de Dios se hizo carne y habitó entre nosotros para dar su vida en la cruz, de forma que los que en Él creen no mueran para siempre sino que tengan vida eterna. Y en esa fe los cristianos vivimos y soportamos los sufrimientos y la muerte que nos rodea. Sabemos que habrá un día en que Dios enjugará toda lágrima de nuestros ojos, y no habrá ya muerte ni habrá llanto, ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo habrá pasado (Ap 21,4).

Pero a ese certeza sólo se puede llegar por la fe. Cuando el hombre no tiene fe, en vez de acudir a Dios en busca de consuelo, se rebela aún más contra Él. En el capítulo 16 del libro del Apocalipsis vemos represetada a esa parte de la humanidad rebelde que brama contra el Creador. Como cristianos no podemos caer en la tentación de unirnos a los que acusan a Dios cuando mueren inocentes. Ni siquiera cuando esas muertes no son atribuibles a la maldad humana. En nuestras manos tenemos la herramienta de la oración y la capacidad de ayudar a los que sufren, ofreciéndoles algo mucho más valioso que la asistencia a sus necesidades materiales.El cristiano lleva consuelo al afligido. Lleva la palabra de Dios allá donde la muerte parece reinar para que todos puedan acogerse a ella y así encontrar respuesta a su dolor, esperanza y vida.

Lloramos por los muertos y los encomendamos a la misericordia divina. Pero podemos hacer algo mucho mejor. Rogar a Dios para que libre a Haití de esa especie de maldición que sufre desde su independencia. Ojalá las naciones del mundo se comprometan de verdad a ayudar a los haitianos para que se vean libres de la miseria provocada por unos gobernantes indignos. Si así ocurriera, al menos habríamos sacado algo positivo del brutal terremoto. Pero si el mundo no es capaz de ayudar de verdad a ese pueblo, si se conforma con enviar alimentos, medicinas y grupos de rescate para cubrir el expediente durante 15 días, la muerte de decenas de de miles habrá sido en vano. Y en eso Dios no tendrá nada que ver.

Luis Fernando Pérez
http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/1001161117-ipor-que-permite-dios-las-cat

Carta Pastoral Cuaresma-Pascua 2011

Una economía al servicio de las personas. Ante la crisis, conversión y solidaridad

Como han venido haciendo durante los últimos 30 años, los Obispos de Pamplona y Tudela, Bilbao, San Sebastián y Vitoria publicaron la semana pasada la Carta Pastora de Cuaresma-Pascua.

Esta Carta quiere ser una llamada a renovar nuestra vida cristiana para celebrar gozosamente la Pascua de Resurrección del Señor. Una celebración que anualmente es precedida de la Cuaresma, como tiempo de preparación en el que percibimos una insistente llamada a la conversión.

Esta Carta, con ocasión de la Cuaresma-Pascua, invita a renovar nuestra vida cristiana reflexionando sobre la crisis que estamos viviendo en la sociedad. Una crisis que envuelve todo que afecta o amenaza a todos.

Necesitamos entender la crisis y enjuiciarla, para cambiar lo que sea necesario y vivir la solidaridad. A esta crisis se suman problemas estructurales que perduran desde la situación anterior a la misma. Deseamos analizar, a la luz de la fe, las dimensiones ética y cultural de la crisis para descubrir la llamada del Espíritu y anunciar en este tiempo la Buena Noticia.

Nuestro Obispos nos exponen:

   1º claves de lectura
   2º las entrañas de la crisis: sus efectos, sus causas y raíces

Y nos proponen:

   3º discernir, a la luz de la Doctrina Social, los cambios necesarios
   4º algunas pistas para el compromiso cristiano

Podéis leer la Carta completa aquí.

http://www.bizkeliza.org/fileadmin/bizkeliza/web/doc_obi/2011/CartaPastoral-201103.pdf

sábado, 12 de marzo de 2011

El Papa expresa su dolor por víctimas de sismo en Japón

El Papa expresa su dolor por víctimas de sismo en Japón

Oración, Ayuno y Limosna: Los pilares de la Cuaresma

En este inicio de Cuaresma, se nos invita a la conversión por medio de tres prácticas estrechamente relacionadas entre sí e inseparables: la oración, el ayuno, y la misericordia o limosna.

Los Padres de la Iglesia ya nos hablaron de la unión intrinseca de estos tres resortes que hacen que la Fe se mantenga firme.

El pasado día 9, Miércoles de Ceniza, tanto el Evangelio como el Papa Benedicto XVI durante la Audiencia General nos lo volvieron a recordar.




Oración, ayuno y misericordia son inseparables
La oración llama, el ayuno intercede, la misericordia recibe

Tres son, hermanos, los resortes que hacen que la fe se mantenga firme, la devoción sea constante, y la virtud permanente. Estos tres resortes son: la oración, el ayuno y la misericordia. Porque la oración llama, el ayuno intercede, la misericordia recibe. Oración, misericordia y ayuno constituyen una sola y única cosa, y se vitalizan recíprocamente.

El ayuno, en efecto, es el alma de la oración, y la misericordia es la vida del ayuno. Que nadie trate de dividirlos, pues no pueden separarse. Quien posee uno solo de los tres, si al mismo tiempo no posee los otros, no posee ninguno. Por tanto, quien ora, que ayune; quien ayuna, que se compadezca; que preste oídos a quien le suplica aquel que, al suplicar, desea que se le oiga, pues Dios presta oído a quien no cierra los suyos al que le súplica.

Que el que ayuna entienda bien lo que es el ayuno; que preste atención al hambriento quien quiere que Dios preste atención a su hambre; que se compadezca quien espera misericordia; que tenga piedad quien la busca; que responda quien desea que Dios le responda a é1. Es un indigno suplicante quien pide para si lo que niega a otro.

Díctate a ti mismo la norma de la misericordia, de acuerdo con la manera, la cantidad y la rapidez con que quieres que tengan misericordia contigo. Compadécete tan pronto como quisieras que los otros se compadezcan de ti.

En consecuencia, la oración, la misericordia y el ayuno deben ser como un único intercesor en favor nuestro ante Dios, una única llamada, una única y triple petición.

Recobremos con ayunos lo que perdimos por el desprecio; inmolemos nuestras almas con ayunos, porque no hay nada mejor que podamos ofrecer a Dios, de acuerdo con lo que el profeta dice: Mi sacrificio es un espíritu quebrantado: un corazón quebrantado y humillado tú no lo desprecias. Hombre, ofrece a Dios tu alma, y ofrece la oblación del ayuno, para que sea una hostia pura, un sacrificio santo, una víctima viviente, provechosa para ti y acepta a Dios. Quien no dé esto a Dios no tendrá excusa, porque no hay nadie que no se posea a si mismo para darse.

Mas, para que estas ofrendas sean aceptadas, tiene que venir después la misericordia; el ayuno no germina si la misericordia no lo riega, el ayuno se torna infructuoso si la misericordia no lo fecundiza: lo que es la lluvia para la tierra, eso mismo es la misericordia para el ayuno. Por más que perfeccione su corazón, purifique su carne, desarraigue los vicios y siembre las virtudes, como no produzca caudales de misericordia, el que ayuna no cosechará fruto alguno.

Tú que ayunas, piensa que tu campo queda en ayunas si ayuna tu misericordia; lo que siembras en misericordia, eso mismo rebosará en tu granero. Para que no pierdas a fuerza de guardar, recoge a fuerza de repartir; al dar al pobre, te haces limosna a ti mismo: porque lo que dejes de dar a otro no lo tendrás tampoco para ti.



De los sermones de San Pedro Crisólogo, obispo y Padre de la Iglesia.
(Sermón 43: PL 52, 320. 322)



Evangelio Miércoles de Ceniza

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. 


Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará.


Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará.


Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga.
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará."
(Mt 6, 1-6. 16-18)



Audiencia General Benedicto XVI Miércoles de Ceniza

Queridos hermanos y hermanas:

Con la imposición de la ceniza, damos inicio al tiempo de Cuaresma, un autentico itinerario espiritual que nos prepara para celebrar el misterio pascual de Cristo. La ceniza nos recuerda nuestra condición de criaturas, al mismo tiempo que se nos invita a la penitencia y la conversión, para que, tomando la cruz de cada día, sigamos al Señor, y lleguemos así con Él a la victoria de la vida y del amor. En la acción litúrgica, Cristo se hace presente por medio del Espíritu Santo, nos introduce en su escuela, nos permite recorrer los eventos que han traído la salvación y nos hace participar en su muerte y resurrección. Los domingos de Cuaresma guían al creyente a reavivar el don del Bautismo con unas catequesis particularmente sugestivas, en las que se anuncian las exigencias y los esfuerzos que están en la base de la vida cristiana, para renovar la opción definitiva por Dios. Este itinerario cuaresmal está también caracterizado en la tradición de la Iglesia por el ayuno, la limosna y la oración, como prácticas externas que, con la ayuda de Dios, deben dar vida a una realidad interior: nuestro compromiso sincero por vivir el Evangelio.


Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España, México, Chile y otros países latinoamericanos. Queridos amigos, en este camino cuaresmal, os invito a acoger la invitación de Cristo a seguirlo de un modo más decidido y coherente, renovando la gracia y los compromisos bautismales, para que revistiéndoos de Cristo, podáis llegar renovados a la Pascua y decir con san Pablo “vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí” . Deseo a todos un santa Cuaresma. 

También en sus acostumbrados saludos a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados, el Santo Padre ha deseado que «el tiempo cuaresmal que empezamos hoy conduzca a cada uno a un conocimiento cada vez más íntimo de Cristo», para poder percibir sus mismos sentimientos y vivir cada momento en comunión con Él.


viernes, 11 de marzo de 2011

Lágrimas al Viento
Eskerrik asko Gontzal




Mil sueños se han roto mil vidas al sol
Hoy sufro tu llanto te doy mi canción
No me caben penas para tanto horror
Es tanta la rabia es tanto el dolor

Lágrimas al viento sobre Madrid
Hoy me duele el alma, hoy lloro por ti.

Se ha cubierto el cielo con un manto gris
El dolor me invade, que ha sido de mi
Me queda el recuerdo me queda el sentir
Triste es la canción triste es el vivir

Lágrimas al viento sobre Madrid
Hoy me duele el alma, hoy lloro por ti.

Grito y llanto en la ciudad
Se ha adueñado la maldad
Grito vida y grito paz
Grito y llanto, grito al viento
Grito y ya no puedo más

Te has ido tan lejos muy lejos de mí
Y sin ti no puedo, no puedo vivir
El silencio es cruel nada soy sin ti
Mi vida se ha roto, no puedo seguir

Lágrimas al viento por tu partir
Hoy te vas de mí no puedo sin ti

Grito y llanto en la ciudad
Se ha adueñado la maldad
Grito vida y grito paz
Grito y llanto, grito al viento
Grito y ya no puedo más

Lágrimas al viento sobre Madrid
Hoy me duele el alma, hoy lloro por ti.
Lágrimas al viento por tu partir
Hoy te vas de mí no puedo sin ti

Y en mi corazón siento tu mirar
Y en mi corazón llevo tu dolor
Y en mi corazón te recordaré
Y en mi corazón guardo tu ilusión


11-M

Sobre la Jornada Mundial de la Juventud
El enemigo en casa

Teniendo en cuenta la dificultad que ya tenemos los cristianos para poder ser coherentes en medio una sociedad, que no es simplemente laica, sino anti-Iglesia en gran parte. ¿Qué pasaría si le añadimos un bombardeo constante de críticas desde dentro de la propia Iglesia?

Esto es lo que parece que está pasando con algunos grupos de curas que se aglutinan en los llamados foros.

Parece ser que a algunos de estos foros no les parece bien que el Papa Benedicto XVI venga a España a la Jornada Mundial de la Juventud y que mueva a miles de jóvenes. Lo podemos ver en el artículo publicado por el autodenominado Foro de Curas de Madrid el pasado día 3, y en el "apoyo" que le ofrece en la difusión el tambien autodenominado Foro de Curas de Bizkaia.

Y digo autodenominado, porque pongo en duda que dichos foros sean mínimamente representativos de la opinión de los sacerdotes de sus respectivas diócesis.

Desde aquí animamos a todos los jóvenes (y los no tan jóvenes) que puedan, a participar activamente en la JMJ de este año. Para que sea de verdad un encuentro real con Jesús y con todos nuestros hermanos en la fe.

Y a todos los que no puedan, os recordamos que también podéis acompañar a los jóvenes de todo el mundo que serán acogidos en vuestras diócesis del 11 al 15 de Agosto.

Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe. (San Pablo)

Rezando Voy

Estrenamos este Blog informando de una novedosa propuesta que nos hace www.pastoralsj.es (oficina de contenidos digitales de los Jesuitas) y que ha comenzado el 9 de Marzo, Miércoles de ceniza.

Se trata de la web www.rezandovoy.org en la cual podemos descargar o escuchar directamente una propuesta de oración en audio para cada día. Cada oración se acompaña de música y textos que invitan a contemplar, reflexionar y acompañar la oración personal.

En medio de nuestras vidas aceleradas, os animamos a hacer un rato de silencio y oración todos los días, un rato, en el que estemos a solas con Dios.

In Principio erat Verbum

In principio erat Verbum,
et Verbum erat apud Deum,
et Deus erat Verbum.
Hoc erat in principio apud Deum.
Omnia per ipsum facta sunt,
et sine ipso factum est nihil quod factum est;
in ipso vita erat,
et vita erat lux hominum,
et lux in tenebris lucet,
et tenebrae eam non conprehenderunt.

Al principio existía la Palabra,
y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios.
Al principio estaba junto a Dios.
Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra
y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
En ella estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en las tinieblas,
y las tinieblas no la percibieron.

Fuit homo missus a Deo,
cui nomen erat Iohannes;
hic venit in testimonium
ut testimonium perhiberet de lumine,
ut omnes crederent per illum.
Non erat ille lux,
sed ut testimonium perhiberet de lumine.
Apareció un hombre enviado por Dios,
que se llamaba Juan.
Vino como testigo,
para dar testimonio de la luz,
para que todos creyeran por medio de él.
El no era luz,
sino el testigo de la luz.

Erat lux vera,
quae inluminat omnem hominem,
venientem in mundum.
In mundo erat,
et mundus per ipsum factus est,
et mundus eum non cognovit.
In propria venit,
et sui eum non receperunt.

La Palabra era la luz verdadera
que, al venir a este mundo,
ilumina a todo hombre.
Ella estaba en el mundo,
y el mundo fue hecho por medio de ella,
y el mundo no la conoció.
Vino a los suyos,
y los suyos no la recibieron.
Quotquot autem receperunt eum,
dedit eis potestatem filios Dei fieri,
his, qui credunt in nomine eius,
qui non ex sanguinibus
neque ex voluntate carnis
neque ex voluntate viri,
sed ex Deo nati sunt.
Pero a todos los que la recibieron,
a los que creen en su Nombre,
les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.
Ellos no nacieron de la sangre,
ni por obra de la carne,
ni de la voluntad del hombre,
sino que fueron engendrados por Dios.

Et Verbum caro factum est
et habitavit in nobis;
et vidimus gloriam eius,
gloriam quasi unigeniti a Patre,
plenum gratiae et veritatis.
Y la Palabra se hizo carne
y habitó entre nosotros.
Y nosotros hemos visto su gloria,
la gloria que recibe del Padre como Hijo único,
lleno de gracia y de verdad.
(Ioannem 1, 1-14) (Juan 1, 1-14)