viernes, 13 de mayo de 2011

En boca cerrada no entran moscas

Hace unos días (a pesar de que la carta está fechada en Marzo) los medios de comunicación se han hecho eco de una carta en la que 2720 firmantes piden al Obispo Munilla que se pronuncie ante las informaciones publicadas sobre el proceso abierto en Roma a José Antonio Pagola por el libro “Jesús. Aproximación histórica”.

http://canales.diariovasco.com/documentos/carta-a-munilla.pdf

Entre ellos se encuentran sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos y laicas, tanto responsables y agentes de pastoral como cristianos de a pie.

Sin embargo los firmantes han fallado en dos cosas:
1º. No informarse y documentarse bien antes de redactar la carta.
2º. Solicitar una aclaración pública a la persona equivocada.

A pesar de ser la persona incorrecta para resolver esta cuestión, José Ignacio Munilla ha tenido la amabilidad de contestar hoy mismo a dicha carta, incidiendo en 5 puntos, que se resumen en:

1. La persona que ha solicitado el juicio doctrinal vaticano sobre el libro de Pagola es el anterior Obispo, Juan María Uriarte, y no él.


2. El proceso abierto sólo busca dirimir si el Nihil Obstat de Uriarte es correcto

3. El juicio doctrinal es sobre su libro, no sobre su persona.

4. Debemos aceptar la decisión de la Iglesia sobre este tema. Si ha sido Uriarte quien ha solicitado la apertura del proceso, no tendría sentido no aceptar el resultado del mismo.

5. Munilla se ofrece a hablar personalmente con quien lo desee sobre este tema.

Podéis leer su carta íntegra aquí:


Y digo íntegra, porque algún medio de comunicación que desde la llegada de Munilla está muy místico y espiritual, reproduce sólo lo que le interesa y mutila aquello que no le sirve a sus intereses.

Como por ejemplo esta frase extraída de un artículo de Gara:


Los firmantes del texto recordaron al ultraconservador prelado "el inprimátur" (la licencia) otorgado por su antecesor después de que los censores consultados dieran su conformidad para autorizar la publicación.

"De todos es sabido que un obispo puede recurrir legítimamente al Santo Padre como instancia definitiva para discernir en materia de fe y moral. La Congregación de la Fe ha dado respuesta a esta petición, iniciando el estudio pertinente de la obra 'Jesús. Una aproximación histórica'", ha aclarado Munilla.


Gara habla en ningún momento indica que el obispo que ha recurrido al Vaticano es Uriarte, por lo que, leyendo el texto, parece entenderse que es Munilla.

¿Quién dice toda la verdad y quien la oculta? ¿Los ultraconservadores o, puestos a poner calificativos, los proetarras?


2 comentarios:

Ignacio dijo...

Acabo de escuchar a Monseñor Munilla sobre esta cuestión. Le agradezco, a la vez, a Ud. haberme dado el primero a conocer la noticia. Con todo, le agrecería una cosa: siga el ejemplo del Sr. Obispo, y no trate a las personas con esos puyazos nada fraternales, sería mejor que eliminase esos paréntesis. Gracias

Juan Evangelista dijo...

Ignacio.

Tienes toda la razón. Muchas veces (o más bien demasiadas) se me va la fuerza por la boca y hablo sin meditar un poco antes.

Paréntesis eliminados.