lunes, 15 de agosto de 2011

Entrevista a José Ignacio Munilla

El Sábado día 13 el programa "Más Que Palabras" de Radio Euskadi realizó una entrevista a José Ignacio Munilla, Obispo de San Sebastián.

La Diócesis de San Sebastián ha acogido a casi 6.000 peregrinos que están de camino a la Jornada Mundial de la Juventud. Monseñor Munilla se siente muy satisfecho de haber acogido a todos estos jóvenes que han hecho tanto bien a su Diócesis, ya que, en palabras del Obispo, la peregrinación, el hecho de ponerse en camino, nos hace abrir puertas, ampliar horizontes, salir de nuestras rutinas, y eso, ayuda a la evangelización.

Monseñor Munilla ha incidido también sobre la Globalización que existe ahora en nuestro mundo, y a la que la Iglesia Católica no es ajena ya que la propia palabra Católica significa Universal, y ha expresado su deseo de que las banderas que se suelen usar para enfrentarnos se usen para unirnos y estar todos bajo el mismo techo, que es la paternidad de Dios, que es Padre para todos los pueblos.


Sobre los jóvenes, el Obispo ha hablado sobre la presión que aguantan al ser cristianos en el mundo actual, ya que ser católico no es visto como algo políticamente correcto. La JMJ ayudará a que muchos jóvenes se sientan más libres. Desde que Munilla es sacerdote mantiene una encuentro semanal con los jóvenes, en los que trata personalmente con ellos, conociéndoles cara a cara y no encajándolos en estereotipos y encasillamientos.

A la pregunta de ¿qué puede ofrecer la Iglesia a los jóvenes? el Obispo ha comenzado desmontando la famosa frase de "La religión es el opio del pueblo" ya que, en su opinión ha quedado más que demostrado que el opio del pueblo en estos momentos es el materialismo, que se ha convertido en una esclavitud, una dictadura que nos transforma en instrumentos de consumo. Frente a esta dictadura, la Iglesia nos ofrece la libertad, la posibilidad de ampliar nuestros horizontes más allá de lo que el materialismo puede ofrecernos.

En relación a la crisis económica que estamos viviendo, Monseñor Munilla opina que no teníamos que haber llegado hasta esta crisis y los niveles de paro actuales para indignarnos. Esta crisis no es el origen sino el fruto de una crisis anterior de valores morales y éticos ante la que teníamos que haber reflexionado y actuado antes.

El Obispo Munilla es partidario de que todo el mundo sea libre de manifestarse y todo el mundo respete las ideas de los demás aunque piensen de forma distinta, tal como pasó con el espíritu de la transición. Pero cree que este espíritu comienza a estar en crisis en este momento en el que la gente comienza a ser "Anti". La Iglesia no es "anti-nada", pero empieza a haber colectivos cuyo pensamiento es estar en contra de algo, lo cual es una pobreza, y una forma de actuar que no encaja en la Iglesia. El Cristianismo es una propuesta que no debe hacerse desde la imposición. La Iglesia defiende unos valores y un modelo de familia, pero la Iglesia no quiere manifestarse "contra" los que no comparten ese modelo.

Desde el Concilio Vaticano II se ha dado mucha importancia al diálogo interreligioso. Juan Pablo II ya tuvo un encuentro entre todas las religiones en Asís, encuentro que ya ha convocado también Benedicto XVI. Monseñor Munilla ha recordado las palabras de la Madre Teresa de Calcuta "Yo respeto a todas las religiones, pero estoy enamorado de la mía". Ha recordado también como los emigrantes, en especial los de América latina, pueden ayudarnos ya que su religiosidad está menos secularizada y racionalista que la de los europeos.

Hablando de las vocaciones, Munilla nos indica que a día de hoy el 25-30% de los seminaristas de España son latinoamericanos. Hace no mucho el norte de España era la zona con más vocaciones siendo el sur la que menos tenía. Esta tendencia se ha invertido en los últimos años, lo cual hace necesario un análisis de los motivos, entre los cuales puede estar la religiosidad popular que hay en el Sur de España, la cual a veces se ha visto como ridícula pero ha resultado un excelente dique de contención contra el laicismo y la secularización.

Entre las soluciones a la falta de vocaciones, Munilla incide en la importancia de que la Pastoral Juvenil y la Pastoral Vocacional no sean dos cosas distintas. Las JMJ no se convocan para "pescar" jóvenes o como agencia matrimonial, pero es innegable que de este tipo de encuentros salen vocaciones tanto sacerdotales como matrimoniales.

En respuesta a las críticas que está recibiendo la JMJ en el plano económico (la entrevistadora afirma que de los 50 millones de euros de presupuesto, el 50% es dinero del estado y el otro 50% es de empresas y particulares, así que mal empezamos si una periodista va así de informada a una entrevista) Munilla comienza corrigiendo a la entrevistadora para aclarar que el 75% del presupuesto proviene de las cuotas de los participantes y el 25% restante de la aportación de empresas y donativos particulares, siendo la aportación del estado las medidas de seguridad y sanidad, como en cualquier otro tipo de eventos. El Obispo opina que el encuentro es moderno, pero austero, ya que el presupuesto, dividido entre el número de persona que va a asistir (de millón a millón y medio de jóvenes) resulta un gasto de 35-50€ por persona, lo cual no es un escándalo como algunos intentan que parezca.

Siguiendo con el tema de la crisis Monseñor Munilla indica que se ha notado un gran aumento en las peticiones de ayuda a Cáritas. Además la tipología del solicitante se ha diversificado, ya que antes las personas que solicitaban ayuda pertenecían a sectores de la marginación, mientras que ahora comienzan a aparecer personas que están muy lejos de la marginación. Munilla destaca que los fieles, ante la situación de crisis han sido más generosos y que no sólo han crecido la demanda sino que también lo han hecho en gran medida los donativos, hasta en un 100%.

Hablando de la crisis de Somalía, Munilla ha matizado las palabras que pronunció el pasado día 31 de Julio en Loyola, y ha indicado que no es partidario de una intervención militar (de guerra) sino de una intervención humanitaria por parte de fuerzas de la ONU que permita que la ayuda internacional pueda llegar a aquellas personas que lo necesitan.

Analizando los graves disturbios ocurridos en varias ciudades de Inglaterra, Munilla cree que entre los motivos de los disturbios están una falta de sentido de la vida y un fracaso educativo ante el cual hay que hacer autocrítica, y que no puede solucionarse exclusivamente por vías policiales. Se ha expulsado la religión y la moral de la educación y ahora se ven las consecuencias.

Por último y hablando de la Aste Nagusia donostiarra y de la tradicional Salve, el Obispo ha confirmado que se han enviado las invitaciones, como todos los años, a las instituciones (que no a los partidos políticos), y que se respetará la opción que cada uno de los invitados tome, ya que estamos en una sociedad aconfesional. Los que decidan asistir será recibidos con los brazos abiertos, y los que decidan no hacerlo serán respetados. Habrá presencias y ausencias, y hay sitio para todos en las Fiestas.

Podéis escuchar aquí la entrevista completa:

No hay comentarios: