martes, 20 de septiembre de 2011

¿Quién está preso y quién está libre...?

Desde que Munilla fue nombrado Obispo de San Sebastián se le ha acusado de españolista, de neoconservador, de estar alejado de lo social y de los pobres.

Sin embargo la realidad es muy distinta, y ya en su etapa como párroco en Zumárraga demostró una sensibilidad y entrega muy especiales hacia los que lo más sufrían en su pueblo: los toxicómanos de una época marcada por una juventud enganchada a la heroína.

Durante los previos de la JMJ, en 2010 la cruz y el ícono de la JMJ hicieron una parada en la cárcel de Martutene y el Obispo pidió que se organizará una peregrinación a la JMJ que finalmente ha sido posible y en la que han participado diez reclusos.

Estos presos han escrito una carta en la que cuentan su experiencia de la peregrinación y sobre su obispo. 

En la carta, que se puede leer en la Web de la Diócesis, los diez presos que acudieron a Madrid dicen que "expresar todo lo que sentimos es casi imposible: casi dos millones de jóvenes llenos de fe en Cristo, alegres, ilusionados, fervorosos...¡cómo acogimos al Papa, cuando se hizo presente".

Los presos de Martutene dan mayor ejemplo público de adhesión a Roma, al Papa, a su obispo y a la Iglesia universal, que muchos de nosotros y que muchos sacerdotes que vivimos en una sociedad y en una Iglesia totalmente secularizadas.

A día de hoy todavía no sabemos la opinión de buena parte del clero guipuzcoano que se opone al obispo y del trabajo realizado con este grupo de reclusos. 

Es bien sabido que a muchos de estos sacerdotes que se oponen al Obispo Munilla no les gusta la JMJ, aunque sí es cierto que junto a Setién, comparten con Munilla su interés por los presos, aunque por desgracia, sólo por los de ETA.

No hay comentarios: