lunes, 19 de marzo de 2012

Dios en la Constitución de 1812

Como curiosidad, ahí van unos extractos de la constitución Española del 19 de Marzo de 1812, cuyas virtudes ensalzarán y alabarán hoy muchos políticos (cristianos, agnósticos y ateos):








Introducción 
En el nombre de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo autor y supremo legislador de la sociedad.
 Capítulo I: Artículo 3: 
"La soberanía reside esencialmente en la Nación, y por lo mismo pertenece a esta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales"
 
 Capítulo II: Artículo 12: 
La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas y prohibe el ejercicio de cualquiera otra.”
 
La gran novedad de la Constitución de 1812 fue afirmar que la soberanía residía en la Nación, pero tal como se puede leer en la Introducción que precede a todo el articulado de la propia Constitución, siempre poniendo a Dios en primer lugar. Las leyes del hombre, nunca deben anular o ir en contra de las leyes de Dios.

Por desgracias, muchos de los políticos (y no políticos) que ensalzarán hoy la constitución por sus ideales de libertad, se olvidad de este "pequeño" matiz, y quieren jugar a ser dioses, pasando por encima de las leyes divinas.

No hay comentarios: