miércoles, 7 de marzo de 2012

El Foro de Curas y ETA

El Foro de Curas de Bizkaia sigue sumido en un proceso de grave sequía intelectual.

Sin noticias sobre las conclusiones de su última asamblea y sin nada nuevo que contarnos, desde el pasado 17 de Febrero únicamente se están dedicando a publicar la estancia del "sacerdote" Martín Orbe en la cárcel de Zamora, tomando como hilo conductor los supuestos "errores" y "omisiones" del libro "Recuerdos y Memorias" de José María Cirarda, administrador apostólico de la Diócesis de Bilbao tras el fallecimiento de Pablo Gúrpide.

Tan vacíos de argumentos se han quedado los Curas del Foro que el kulebrón Martín Orbe ya lleva 9 entregas y no parece tener fin.

He de reconocer, que no tendría ningún problema en aceptar de buen grado la lectura de los hechos que se relatan, si vinieran de la boca de una persona encarcelada injustamente durante el franquismo, y por lo tanto, con un mínimo de autoridad moral. Pero desgraciadamente no es así. Los hechos más o menos son los siguientes:
El 9 de abril de 1969, un grupo de activistas de ETA regresan a Bilbao desde un piso franco situado en Mongrovejo (Santander). 
Son las cinco y cuarenta minutos de la tarde. En el momento en que intentan entrar en un piso situado en la calle Artecalle, en el casco viejo, el inspector jefe de la Brigada de Investigación So­cial de la capital vizcaína, Félix Criado Sanz, y una docena de ins­pectores están esperándolos. Ante el temor a no salir vivos de la encerrona, Víctor Arana Bilbao y Miguel Etxevarría Iztueta desenfundan sus pistolas y, a consecuencia del intenso tiroteo, resultan heridos. 
Con dos heridas, una en el pecho y otra en el brazo izquierdo, Miguel Echevarría Iztueta logra ganar de nuevo la calle. Detiene el taxi matrícula BI-125984, conducido por Fermín Monasterio Pérez. A punta de pistola, le ordena que tome la carretera de Ba­sauri en dirección a Burgos. En mitad del trayecto, Monasterio, un burgalés de cuarenta y cinco años, casado y padre de tres hijos, se niega a secundar los planes del terrorista y es asesinado de tres disparos en las cerca­nías de Arrigorriaga. 
Al volante del taxi, a cuyo conductor deja tirado en una cu­neta, Mikel Echebarría llega hasta las afueras de Orozko, en la co­marca de Arratia- Nervión, donde permanece oculto hasta el ano­checer, momento en el que aprovecha para presentarse en la casa de José María Ortuza, el cura de la localidad. 
Pero el sacerdote no tiene donde alojarle y le envía al caserío de Heliodoro Elkoro Alday y Beatriz Ugarte Porres , donde le ocultan. Allí le hacen las primeras curas y, por medio del párroco de Llodio, Martín Orbe, logran que le vea un médico, le extraiga las balas y le prescriba los primeros medicamentos. 
Dos días más tarde, el ll de abril, abandona el caserío en un Seat 600 ocupado pordos nuevos sacerdotes, el párroco de Iba­rra, José María Acha, y el coadjutor de Ceberio, el padre Amadeo Rementería, que se prestan a hacer de "escudos humanos" fren­te a la Guardia Civil.
La detención de Martín Orbe aparece registrada en la prensa, pinchando en las fechas podéis acceder a los artículos completos.

ABC 22 de Abril

ABC 30 de Abril

La Vanguardia 23 de Abril
Y la cosa no acaba ahí, puesto que después de la muerte de Franco, y tras la Amnistía general de 1977; cuando ya no había ni una sola "excusa" (si es que antes las había, que lo dudo) para usar o justificar la violencia, Martín Orbe vuelve a la carga siendo el responsable, junto a Carmelo Landa, de organizar una manifestación para pedir la Amnistía de los presos de ETA.

Que más podemos decir, los hechos hablan por sí solos.

Por desgracia la lista de curas que han colaborado con ETA es muy extensa, y el Foro parece querer unirse a ella (si es que alguno de sus miembro no forma ya parte de la misma).

Ahí va una lista de Kuras gudaris salvapatrias para completar lo ya contado en este Post:

Claudio Gallastegui Zenarruzabeitia: En 1977 va a la isla de Yeu, situada al Noreste de Francia, encabezando el Orfeón de San Antón, para dar un concierto-homenaje a un grupo de presos de ETA deportados en la isla por Francia. Fue el cura que convirtió en víctima al primer asesino de ETA, Javier Etxebarrieta Ortiz, alias Txabi celebrando su funeral en la iglesia de San Antón. En San Sebastián la misa corrió a cargo de Patxi Altuna, jesuita nacido en Azkoitia, compañero de pupitre de Arzalluz.

Ceberio Amadeo Rementería: alojó en su casa en el mes de julio de 1968 a la cúpula ETArra que organizó el asesinato el viernes 2 de agosto de 1968 de Melitón Manzanas, en represalia por la muerte de Javier Etxebarrieta Ortiz.

Pablo Iztueta Armendáriz: colaboró con los ETArras anteriores también en la organización del asesinato el viernes 2 de agosto de 1968 de Melitón Manzanas, en represalia por la muerte de Javier Etxebarrieta Ortiz. El cónclave ETArra tuvo lugar en el convento de los Padres Sacramentinos de Villaro.

José Mª Ortuza: Dio cobijo el 9 de abril de 1969 al ETArra Mikel Etxebarría, que acababa de asesinar al Fermín Monasterio Pérez, al que previamente ha secuestrado para huir de la policía con la que se ha enfrentado.

Jose Mª Acha y Amadeo Rementería: transportan en coche al ETArra Mikel Etxebarría para que no lo detenga la Guardia Civil.

Roger Idiart: secuestro del cónsul de Alemania en España Eugenio Beihl con ayuda del cura de Sokoa Pierre Larzábal y llevado cautivo a la casa parroquial de Espelette. Se le relaciona también con el cobro del impuesto revolucionario.

Txomin Artetxe Amuriza: Creador del primer zulo para secuestros de la banda ETA. Mantuvo secuestrado en su casa al industrial Lorenzo Zabala Suinaga, accionista de Precincontrol. Había isonorizado una habitación para encerrar al secuestrado y participó en las conversaciones con los etarras del comando secuestrador, a cerca de si asesinar a Lorenzo Zabala Suinaga, sin preocuparle para nada la vida de éste. En la liberación de Lorenzo Zabala Suinaga, el cura presta su coche, SEAT 600, para trasladarle, haciendo él mismo de lanzadera en otro coche.

Félix Bergara, intervino en la negociación del rescate del secuestrado Lorenzo Zabala Suinaga.

Joseba Intxausti, franciscano, publica Pláticas en 1962 en Caracas. En este texto abundan perlas como la siguiente:
“ETA no es terrorista, aboga por la guerra revolucionaria y cada conciencia ha de ver si esto es justo o no (no olvidemos que puede haber guerras injusta y, dado el caso, también entre PNV y ETA). Terrorista es el que lucha matando inocentes sin atender a principios morales. ETA no ha defendido una forma de guerra sin moral. 
¿Tiene Euskadi derecho a la autodeterminación? 
Euskadi tiene total derecho a la autodeterminación. Este derecho le es negado por gobiernos totalmente extraños e impuestos por las armas. Se ha roto el diálogo necesario para la resolución de nuestros problemas. Hay que volver a crearlo, hay que hacerlo por los métodos conducentes a ello. ETA dice que el pueblo vasco tiene los mismo derechos que asisten a otros pueblos a su autogobierno y afirma que deben emplearse los métodos adecuados. Lo que dice ETA es justo”.
Ladislao Echevarría Goenaga: jesuita al frente del colegio jesuita en Pamplona. Colabora con los terroristas Sabino Arana Bilbao, Javier Barreño Omaetxeberría y Emilio López Adán, proporcionándoles pisos francos.

No hay comentarios: