viernes, 4 de mayo de 2012

El obispo de Bilbao cobra 1.200 euros y asegura que "la Iglesia no es ningún paraíso fiscal


El obispo de Bilbao, Mario Iceta, cobra 1.200 euros al mes y 850 euros los sacerdotes vizcaínos, según reflejan las cuentas de la diócesis de la capital vizcaína, que tiene un presupuesto anual de 33 millones.

En una comparecencia ante los medios en Bilbao, Iceta ha hecho públicos los datos económicos en el año 2010 de la Iglesia vizcaína, que logra financiarse en un 90% (unos 30 millones) con recursos propios y aportaciones de sus fieles y que gestiona, según el obispo, "siempre con mucha austeridad", incluso antes de la llegada de la crisis.

Ha destacado que la Iglesia "no es ningún paraíso fiscal", como se ha planteado con "demagogia", sino que tiene el mismo tratamiento fiscal que el resto de entidades sin ánimo de lucro y, así, en Bizkaia paga unos 6 millones de euros en impuestos directos, unos 12 millones más por impuestos que abonan quienes trabajan en la institución religiosa y otros 11 millones a la Seguridad Social.

Ha detallado que la diócesis ingresa 3 millones de euros por el IRPF, en relación a quienes marcan en su declaración la casilla para destinar a la Iglesia católica un 0,7% de sus impuestos, y ha insistido en que "no existe ninguna partida en los presupuestos del Estado para ayudar a la Iglesia".

La Iglesia católica en Bizkaia dedica el 34% de sus recursos a acción social, ya que destinó 11,7 millones de euros a Cáritas y misiones; el 24% (8,4 millones) está reservado para gastos de personal, que incluyen los sueldos de sacerdotes y del obispo; y al mantenimiento de los templos ha dedicado un 19% (6,7 millones).

Iceta ha explicado que el porcentaje para ese último capítulo ha tenido que reducirse en el último año para hacer frente a la demanda creciente de necesidades sociales a través de Cáritas.

Mario Iceta ha asegurado que da "gracias a Dios de cobrar un sueldo" y ha dicho sentirse "un privilegiado" ya que en Bizkaia hay 27.000 familias en las que todos sus miembros están en paro.

La Iglesia vizcaína cuenta con más de 7.000 voluntarios que colaboran, fundamentalmente, en Cáritas, como catequistas y en asistencia a enfermos, además de 400 sacerdotes y religiosos, para las distintas actividades que desarrolla, como las 600 misas dominicales.

Además, en 2010 se impartió la catequesis para 15.400 niños vizcaínos y se celebraron más de 4.700 bautizos, 5.100 comuniones, 1.400 matrimonios y 8.300 funerales.

Ha resumido que "todos los ingresos que entran en la Iglesia salen en sus partidas presupuestarias y no tiene bolsas de inversión".

Iceta ha lamentado la polémica generada en los últimos meses respecto al patrimonio de la Iglesia y ha aclarado que tiene la misma exención del Impuesto de Bienes Inmuebles en Bizkaia que el resto de entidades sin fines lucrativos, que son más de 1.000 fundaciones y ONG.

En cualquier caso, la diócesis no ha podido calcular qué supondría para sus arcas el hecho de empezar a pagar ese impuesto ya que está vinculado al valor catastral de los inmuebles, que no está determinado y además dependería de la tasa que determinara cada ayuntamiento, si bien -ha explicado Iceta- los 600 templos suponen para la Iglesia "una auténtica carga" por lo que conlleva su mantenimiento y conservación.