martes, 12 de junio de 2012

¿Dios ama a los homosexuales?

"Lo advierto desde el kilómetro 0. Este viaje puede provocar mareo, vértigo, en 2 tipos de espectadores: En quienes rechacen a las personas con atracción homosexual... y en quienes rechacen a los cristianos"

Juan Manuel Cotelo, director de "La última cima", vuelve a sorprendernos con un reportaje sobre la homosexualidad en el que el personaje es Rubén, un mexicano que ha tenido que "salir del armario" dos veces: la primera como homosexual, y la segunda como cristiano.

Es el capítulo 2 de una serie de 13 documentales titulada "Te puede pasar a ti".

Más información en la web de la productora Infinito + 1:


miércoles, 6 de junio de 2012

Nueva Plataforma Abortista


Dicen ser más de 120 asociaciones entre colectivos feministas, sindicatos, y organizaciones y negocios relacionados con el aborto: han presentado un manifiesto en el que muestran su total indignación" ante la reforma anunciada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, de la Ley Aído, con la que se pasaría de una ley de plazos a otra de supuestos. Entre los firmantes figuran Mujeres Juristas Themis, Federación de Mujeres Progresistas, CCOO y UGT, La llamada Asociación en Defensa de la Sanidad Pública, o los negocios abortistas Dator y El Bosque.

Siguiendo la retórica de la ideología abortista en la que se silencia y disfraza de supuestos derechos de la mujer la muerte a la que se condena al ser humano no nacido y en el que se evita toda referencia a las graves consecuencias del aborto para la madre, los firmantes afirman que las mujeres "tienen derechos específicos en salud sexual y reproductiva" y exigen que haya derecho a prestaciones específicas en la cartera nacional básica de servicios sanitarios.

En este sentido, apuntan que la "negación" de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres conlleva "el retroceso en cuestiones como la educación sexual o la mejora en el acceso a la anticoncepción, incluida la de urgencia".

Así, anteponiendo los pretendidos "derechos de la mujer" por encima del derecho a la vida y siguiendo con falsas premisas -nada impide a una mujer decidir sobre su maternidad o no y en consecuencia dar al niño en adopción, por ejemplo-, muestran su "absoluta negativa a aceptar un recorte en la libertad y autonomía de las mujeres en relación a su sexualidad y a decidir sobre su maternidad" y consideran que la posible reforma de la legislación supondría "un retroceso en el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres".

En este sentido, afirman su "desacuerdo" con el fondo argumental por el que se quiere llevar a término la reforma pues lo ven "retrógrado, manipulador e ideológico" y manifiestan su "repulsa" en relación con que "la vulneración de los derechos de las mujeres se convierta en el sello ideológico de la derecha".

Asimismo, y frente a toda evidencia científica que sigue demostrando todo lo contrario, advierten de que la pérdida de derechos en salud sexual y reproductiva "expondría a un mayor riesgo la salud y la propia vida de las mujeres" y, en este sentido, llegan incluso al extremo de invocar un falso 'derecho internacional al aborto' cuando indican que el Gobierno está "obligado, de acuerdo a la normativa europea e internacional, a refrendar la protección y seguridad jurídica en materia de derechos sexuales y reproductivos".

Siguiendo este falaz argumentario, niegan el acto violento que entraña todo aborto para denunciar en cambio que "violencia de género estructural" es "la coacción y la limitación en el uso de las libertades individuales". Oídos sordos hablando de violencia a denuncias como las formuladas por mujeres discapacitadas, sobre su sometimiento a abortos coercitivos y esterilizaciones.

Rechazan la "presión de la jerarquía eclesiástica y grupos ultraconservadores" que, a su juicio, existe. Es decir, sólo vale el pensamiento único que ellos defienden, todo lo demás es despreciable. Así, piden "una sociedad laica y democrática libre de imposiciones religiosas". 

Ni siquiera superan los viejos clichés, sobradamente desmentidos por la Ciencia, como el que no reconoce al no nacido como un ser distinto a la propia madre, al referirse el manifiesto al el derecho de cada uno "a decidir sobre su cuerpo y su vida", cayendo así de paso en contradicción respeto "al uno" no nacido a quien se decide exterminar. 

Y con todo, aún critican la "arbitrariedad en el manejo y uso del concepto 'derechos' y que la aceptación de los derechos humanos de las mujeres es incompatible con su regulación en el código penal". "Donde hay derechos no hay supuestos y el ejercicio de un derecho no es punible", concluyen.

Jesús Martínez nos cae un poco "Gordo"

El Foro de "Algunos" Curas de Vizcaya sigue publicando de vez en cuando grandes parrafadas en fascículos de mano de uno de sus pocos miembros que aún conservan algo de credibilidad, Jesús Martínez Gordo.

Y digo "algo" de credibilidad, porque de boca de Jesús Martínez Gordo, han salido frases como la siguiente.


Francamente, después de escuchar esta perla de este "ilustre" profesor de la facultad de Teología de Vitoria, no se me antoja mucho leer sus escritos.

La verdad os hará libres: Las cuentas claras.

"La verdad os hará libres" (Jn 8, 32)

Ahí van unas cuentas verdades de la mano de la Conferencia Episcopal.

10 preguntas con respuestas sobre la financiación y fiscalidad de la Iglesia



1.-¿El Estado financia a la Iglesia?

Para su sostenimiento, la Iglesia no recibe nada de los Presupuestos Generales del Estado. Los contribuyentes eligen libre y voluntariamente, cada año, poner la X en la Declaración de la Renta. Esto supone, aproximadamente, un 25% del total de la financiación de la Iglesia.El artículo 16 de la Constitución Española de 1978 establece que los poderes públicos “mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones”. Por otra parte, el Acuerdo sobre Asuntos Económicos entre la Santa Sede y el Estado Español, de enero de 1979, establece que “el Estado se compromete a colaborar con la Iglesia Católica en la consecución de su adecuado sostenimiento económico, con respeto absoluto del principio de libertad religiosa” (art II.1). Cooperación y colaboración no es financiación directa, ni subvención.

2.-¿La Iglesia ahorra dinero al Estado?

Es muy difícil conocer con exactitud la cantidad que la Iglesia le ahorra al Estado. Solo en el campo educativo, donde este cálculo es mucho más sencillo, podemos afirmar que, según datos del propio Ministerio de Educación, una plaza en un centro público tiene un coste anual de 3.518 euros. En un centro concertado, esa misma plaza cuesta al erario pública únicamente 1.841 euros. Únicamente por este concepto, y tomando como base los datos de gasto público del Ministerio de Educación en 2009, la Iglesia ahorra al Estado 4.399 millones de euros.

3.-¿El Patrimonio de la Iglesia es un tesoro económicamente rentable?

La Iglesia es depositaria de un importante patrimonio cultural que a lo largo de los siglos han sido creados o recibidos por distintas instituciones de la Iglesia. Este patrimonio no se plantea como una riqueza en sí misma, ni supone un tesoro económico o fuente de negocio. Se ha planteado siempre como servicio a los demás, es un tesoro cultural para todos, pero en ningún caso un tesoro económicamente rentable. Más bien todo lo contrario.

4.-¿La Iglesia solo aporta un 2% del presupuesto de Cáritas?

Se confunde aquí la aportación de la Iglesia con la donación de la Conferencia Episcopal Española. En realidad, cuando se habla de ese 2% se trata de un donativo que se viene realizando desde la CEE en los últimos cuatro años. La cantidad se ha ido incrementando anualmente hasta situarse en el 2,17% actual. En 2011, se han donado 5 millones de euros. Y en estos cuatro años, se ha entregado un total de 13,8 millones de euros.Además, cuando se habla de esa “escasa” aportación del 2% se toma como base el presupuesto presentado por Cáritas Española y no se hace referencia alguna a las Cáritas diocesanas, una verdadera red que llega a todos por medio de las Cáritas parroquiales.El 65% de los fondos de Cáritas proceden de donaciones privadas. La gran mayoría de esos fondos provienen de instituciones y de personas de la misma Iglesia.

5.-¿Cáritas no es la Iglesia?

Cáritas no solo pertenece a la Iglesia sino que es la misma Iglesia, en su estructura más fundamental que es la parroquia. Los miles de voluntarios de la Iglesia, que realizan actividades sociales, no nacen por generación espontánea. Son miembros de la Iglesia que han recibido el anuncio de la Buena Noticia y viven y alimentan su fe en la comunidad eclesial. Esa experiencia es la que da razón de ser a toda su actividad.

6.-¿La Iglesia no paga el IBI?

Es falso. La Iglesia paga el IBI de todos los inmuebles que no estén exentos por ley.

7.-¿La Iglesia es la única que, en algunos casos, está exenta del pago del IBI?

También es falso. Tampoco lo pagan, entre otras, las Fundaciones, las Asociaciones de utilidad pública, las federaciones deportivas, los partidos políticos, los sindicatos, las iglesias evangélicas, las comunidades hebreas y musulmanes. En Madrid, por ejemplo, no pagan el IBI: el museo del Prado, la SGAE, el Hotel Ritz, el Palacio de Liria, etc.Está regulado en la llamada Ley de mecenazgo (ley 49/2002)Se trata de una medida de incentivo fiscal con la que el Estado reconoce las actividades de interés general que realizan muchas instituciones. Es lógico que el Estado promueva e incentive –también fiscalmente- a quienes trabajan a favor del bien común.

8.-¿La Iglesia no paga tasas municipales?

Sí las paga (basuras, vados de garajes, etc.). No hay ninguna exención prevista en la Ley sobre el pago de estas tasas.

9.-La Ley le da la razón a la Iglesia, pero en este momento tan duro de crisis, ¿no podría hacer un gesto ante la sociedad y renunciar voluntariamente a la exención del IBI?

La Iglesia hace gestos reales y diarios en favor de los que más lo necesitan. Muchos obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos han hecho signos visibles, reduciéndose el suelo, y otros muchos lo han hecho y no lo han dicho.

10.-¿Y si hubiera un cambio en la legislación fiscal?

La Iglesia estará siempre a lo que dicte la Ley. Si hubiera un cambio en la legislación fiscal, estaría a lo que dictara la norma, siempre con el límite de los beneficios previstos en los Acuerdos, que tendrán rango superior. La Iglesia va a seguir cumpliendo su misión con los medios de que disponga. Lógicamente, si se dispusiera de menos recursos, las actividades podrían verse mermadas, pero con más o con menos medios, la Iglesia va a seguir haciendo mucho por tantos que todavía necesitan tanto.

Isidro Catela Marcos
Director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española

¿Rezamos o somos Robots?

Me ha gustado mucho este video...

... y por supuesto no debería aplicarse exclusivamente al Credo, sino a muchas otras oraciones que muchas veces rezamos de carrerilla.